CARNE

DETRAS DE LA CARNE ESTA LA VIDA DE UN SER

Para la mayoria son solo números, cifras que indican cuánto se gana, cuánto se pierde…Para otros, tal vez los menos, son VIDAS! Pero para los humanos que los explotan sus vidas valen el dinero que puedan darles.
¿Te imaginas morir en mitad de tu propio parto porque NADIE te ayuda? Ni siquiera quién te obligó a ser madre sin tu quererlo? NADIE….sólo tú y tu hijito, al cual, muy a tu pesar, también dejas solo, pues tu cuerpo no soporta el dolor y se rinde.
Tu bebé, con medio cuerpo fuera y medio cuerpo dentro de tí, lucha por vivir mientras mas de una veintena de buitres le picotean y desgarran. Atrapado e inmovil no puede defenderse, no puede huir… Finalmente muere..
Dos muertes, dos víctimas..dos VIDAS.
Esta mañana, una amiga mía, paseando por el monte se encontró esta situación arriba descrita. Corriendo, fue a buscar ayuda y /o utensilios para “salvar” la situación…A los pocos minutos, cuando regresó, nada pudo hacer.
Eran una vaca y su bebé ternero, ellas pastaban en un prado verde, en un sitio donde mucha gente aún cree es legítimo explotar animales, pues creen que un animal acepta ser explotado, utilizado, violado, robado sus bebes mientras tengan verde para comer…Pero esta triste historia refleja que allá donde los animales no humanos sean vistos como un recurso, como mercancía, así serán tratados. En un santuario, en un hogar antiespecista, jamás habría pasado, esa vaca no habría sido preñada contra su voluntad, en ese parto no hubieran estado solos, ese bebé y esa madre estarían vivos pues habrían sido atendidos y tratados como merecen, habrían tenido asistencia, calor, amor y respeto.
Pero esta es la vida y la muerte de los animales usados por la industria cárnica, el responsable de estos animales afirmó que el ternero valía 600 mil pesetas, eso lamenta él, la madre posiblemente ya no tenía ningún valor.El lamenta el dinero perdido, la madre lamentó no poder ayudar a su hijo y morir sin conseguirlo, el hijo…vivió minutos, minutos de miedo y dolor…nada más…ese fue su paso por esta vida.
Mamá y su bebé, a vosotros os recordarán algunos humanos, los que quieran leer vuestra triste historia, solo vosotros y vuestras compañeras vacas sabrán las penurias que habréis pasado. Millones de vacas y terneros mueren y son asesinados en el mundo a causa del especismo, por la gula humana, que se cree con derecho a condenar a las peores de las vidas y muertes a otros animales por el gusto de su paladar.
Esperamos que todos aquellos que lean esta historia se pongan en vuestra piel y reflexionen, todos somos animales, todos merecemos respeto, y que opten por vivir sin dañar a otros, llevando un estilo de vida vegano.
Rechaza productos de origen animal, vive vegano, salva vidas!!